Bio-Well® Medición electrofotónica al instante

Qué se mide con el método GDV?

Qué mide el método GDV?
Slider

Desde un punto de vista físico,
qué mide el método GDV y
la cámara Bio-Well ?



Base científica : el método GDV se basa en la estimulación de las emisiones de fotones y electrones desde la superficie del objeto que se está midiendo, cuando recibe impulsos eléctricos cortos. En otras palabras, cuando el objeto se coloca en un campo electromagnético, son principalmente los electrones y, en cierta medida, los fotones, los que se « extraen » de la superficie del objeto. Este proceso se llama « emisión de electrofotones ». Las partículas emitidas se aceleran en el campo electromagnético, generando « avalanchas » electrónicas en la superficie del dieléctrico (vidrio que no conduce electricidad pero permite que se ejerzan fuerzas electrostáticas).

La descarga provoca un resplandor debido a la excitación de las moléculas en el gas circundante, es este resplandor el que se mide por el método GDV. Por lo tanto, los pulsos de voltaje estimulan la emisión optoelectrónica mientras intensifican esta emisión en la descarga de gas, en respuesta al campo eléctrico creado.



Puede esta emisión tener lugar
sin un campo eléctrico ?

Sí, puede, y esa transmisión se llama « espontánea ». La medición de la emisión espontánea de electrones en el aire es casi imposible: solo se puede hacer al vacío. En condiciones de vacío físico, esta emisión espontánea de fotones se mide usando un fotomultiplicador altamente sensible. Esta emisión fue medida por primera vez por el profesor Aleksandr Gurvich en la década de 1930, y demostró que el intercambio de fotones ultravioleta es el método utilizado por los sistemas biológicos para regular la información. Actualmente, la investigación en lo que se llama « biofotónica » se aplica a emisiones de fotones extremadamente bajas de organismos biológicos. Gran parte de la investigación ha demostrado que los fotones son emitidos por cualquier objeto biológico: plantas [Kobayashi, 2003], sangre, agua [Voeikov, 2001], piel humana [Cohen, Popp, 1998 ]

Cuando esto sucede, la cantidad de fotones emitidos por un sujeto en un estado relajado durante la meditación varía. Estas variaciones son estadísticamente verificables [Van Wijk, et al, 2005]. Se ha demostrado varias veces que todos los objetos biológicos emiten fotones, y estos fotones participan en procesos fisiológicos reguladores, a través de « reacciones oxidantes de cadena restauradora », reacciones oxidativas. ¡Hasta cierto punto, los cuerpos biológicos, incluidos los humanos, brillan día y noche! Sabemos que la vida biológica depende del uso de la energía de los fotones del sol. Esta energía se convierte en energía electrónica (energía electrónica). Esto es seguido por una serie de transformaciones en las cadenas complejas de las llamadas moléculas albúminas, que se convierten en energía física. Ahora se puede argumentar que la vida biológica está estrechamente relacionada con la energía « ligera », que los compuestos orgánicos absorben y transforman esta energía. Los « ingredientes » básicos para todas estas « conversiones » son agua y aire [Korotkov et al., 2004].

 

 

Sin embargo, la grabación de « biofotones » es un procedimiento extremadamente complejo que requiere condiciones especiales, la más importante de las cuales es la oscuridad completa. Antes de la medición, las personas de prueba deben aislarse durante una hora en una habitación iluminada con una luz roja oscura, después de lo cual se colocan en una habitación completamente oscura de 2 x 1.5 x 2 m, y finalmente permanecer 10 minutos más en total oscuridad. Este proceso elimina cualquier « luminiscencia secundaria » de la cubierta de la piel como resultado de la luz solar o la luz artificial. El proceso de medición en sí toma hasta 45 minutos [Edwards et al. 1989]. Este proceso de medición de la fotoemisión espontánea es largo y complejo. Solo se puede llevar a cabo en condiciones de laboratorio especializadas. Según el Dr. Korotkov, los datos obtenidos al medir biofotones son información científica invaluable, ya que destaca el papel de los procesos electrofotónicos en el funcionamiento del cuerpo.
Estos resultados científicos son una de las bases científicas para la justificación física de la bioelectrografía GDV. En el método GDV, las emisiones de electrones y fotones se estimulan eléctricamente, luego su brillo electrofotónico se intensifica miles de veces. Esto permite tomar medidas en condiciones normales. Toda la información capturada por el método GDV se obtiene gracias al procesamiento informático de las imágenes, conectadas a una gran base de datos, para comparar los resultados. Sin métodos de procesamiento informático y software especializado, el registro electrofotónico de objetos biológicos prácticamente no tendría aplicación práctica.

 

Qué mide el método de biowell GDV
en términos biofísicos ?

 

Medimos la llamada emisión optoelectrónica estimulada de un objeto biológico. Durante el proceso de medición, se envía una corriente eléctrica de impulso muy pequeña, unos pocos microamperios, al objeto que se está midiendo. Esta corriente es completamente segura para el cuerpo humano, pero qué tipo de corriente es, en términos biofísicos?
Una corriente eléctrica depende en gran medida del transporte de electrones o iones. Cuando los pulsos que duran más de unos pocos milisegundos se transmiten al revestimiento de la piel, se produce la despolarización del tejido y se transportan iones. Esta es la razón por la cual varios métodos electrofísicos, como la electroencefalografía o la electroacupuntura, sufren polarización tisular debido a la superposición de los electrodos. Esto plantea un problema importante, que solo se resuelve mediante el uso de pastas especiales o geles. El método GDV utiliza pulsos cortos, por lo tanto, no se produce despolarización y no se estimulan las corrientes iónicas.

Qué mide el método GDV
en términos fisiológicos ?

El funcionamiento de todos los órganos y sistemas está regulado por el sistema nervioso central (SNC) y el sistema nervioso autónomo (SNA). Podríamos comparar el funcionamiento del cuerpo con la ejecución de una orquesta sinfónica. Los movimientos más leves de docenas de músicos están en perfecta armonía; siguen el mismo puntaje y responden con sensibilidad a la dirección más pequeña del conductor.
Podrías distinguir la viola o el oboe, pero parecerían ser parte de una hermosa melodía. Es lo mismo en el cuerpo: cada órgano y cada sistema desempeña su papel, pero todos siguen el mismo ritmo. Pero a veces uno de los violines pierde este ritmo, perdiendo el tiempo. Esto pasará desapercibido para el oído no capacitado, y solo un oyente experimentado notará la nota incorrecta.

La melodía continúa, pero cuantos más instrumentos se desvíen de la partitura, más fuerte y notable será la disonancia, hasta que incluso el oyente menos iniciado comience a hacer una mueca. Esta analogía se puede aplicar al funcionamiento del cuerpo. Mientras todos los sistemas y órganos funcionen en armonía, al unísono, en el mismo programa, el cuerpo estará en su nivel óptimo de funcionamiento. El control y la dirección son proporcionados por dos mecanismos fundamentales:

  • Control autónomo por el sistema nervioso (SNA)
  • Control de electrones por formas activas de oxígeno en la sangre.

Se podría decir que este control es el nivel básico, lo que permite que el cuerpo detecte todos los impactos externos y reaccione ante ellos instantáneamente, lo que respalda la homeostasis y la relativa constancia del entorno interno. Si una persona corre y hace algunos movimientos bruscos, el SNA aumenta la tasa de contracciones del corazón, al igual que la respiración, y esto aumenta la sudoración. A medida que ingresa más oxígeno a la sangre, este oxígeno se transmite más activamente a los tejidos, y algunos subproductos salen a través de la piel. Esta reacción tiene lugar casi al instante, todo el cuerpo, todos sus sistemas y órganos, están comprometidos por esta reacción. Esto es una prueba de que todos los órganos y sistemas funcionan en sincronización, bajo el control de un único sistema de comando. Como en una orquesta bien afinada.
Cuando la regulación autonómica falla y se pierde la sincronía, los órganos y sistemas dejan de funcionar en armonía y aparecen las primeras anomalías funcionales. En las primeras etapas, estas anormalidades alteran el estado de salud, interrumpen el sueño y la digestión, y así sucesivamente. La disfunción continua conduce a anormalidades en los órganos, aunque el área de anormalidad depende del tipo de carga y la predisposición genética. En respuesta a los comandos del SNC y el medio ambiente, el ANS y la sangre envían señales de control de información a los sistemas y órganos del cuerpo. Estas señales se « procesan » tanto a nivel fisiológico de los sistemas, que comprometen los sistemas endocrino e inmune. La información luego se transfiere a los organismos de supervisión, como en un circuito de control cerrado y en bucle. Cuando aparece una anomalía en uno de los vectores de información, el circuito falla y se produce la desincronización, reflejada en anomalías funcionales en los niveles más vitales. Por lo tanto, el sistema nervioso autónomo ingresa al primer circuito de control, y cualquier problema potencial surge principalmente en el nivel de actividad ANS.

 

Hay una gran cantidad de datos experimentales que demuestran que el método GDV Bio-well mide la actividad del sistema nervioso autónomo.


Esto se demuestra a través de correlaciones estadísticamente significativas, con los resultados de mediciones de variabilidad de la frecuencia cardíaca [Cioca, 2004], presión sistólica y diastólica [Alexandroval, 2004], transpiración de la piel [Rizzo-Roberts, 2004] y el nivel de estrés [Bundzen, 2002]. Hay muchas razones para decir que los parámetros de las imágenes GDV reflejan la actividad del sistema nervioso autónomo y el equilibrio de las secciones simpáticas y parasimpáticas de este sistema.
El sistema nervioso autónomo es el indicador principal de la respuesta del cuerpo a los impactos externos e internos, los cambios en las condiciones climáticas, los productos químicos en los alimentos y la eficiencia de la absorción de oxígeno.

Todos estos procesos son manejados por el sistema nervioso simpático y parasimpático y se reflejan en los parámetros de cobertura de la piel. La resistencia eléctrica de la piel cambia, tanto en su conjunto como en los puntos de electro punción. Los capilares sanguíneos se estrechan y ensanchan, hay una emisión de moléculas orgánicas a través de los poros; y la naturaleza de la transferencia de electrones en el tejido conectivo también cambia. Todos estos procesos influyen en la emisión de electrones de la piel, lo que se refleja en las mediciones de la cámara Bio-Well.