Bio-Well® Medición electrofotónica al instante

Breve historia de la bioelectrografía

Historia de la bioelectrografía
Slider

“ Electrophotosphenes and energography as a proof of existence of the physiological polar Energy ”  

Este era el nombre del librito escrito por un médico de San Petersburgo, Messira Pogorelsky, en el que describió sus experimentos en bioelectrografía, publicados en 1893. Numerosas fotografías de la luz emitida por los dedos de manos y pies, oídos y nariz, muestran cómo varía la radiación cuando se altera el estado mental de una persona.

georges-lichtembergSin embargo, este trabajo estuvo lejos de ser el primero. En la década de 1770, muchos investigadores experimentaron con electricidad.
Los que experimentaron no obtuvieron ningún uso práctico de la electricidad: pasaron más de 100 años antes de la invención de la bombilla por Thomas Edison. La vida pasó a la luz de las velas, las monarquías europeas parecían eternas, y los estudios científicos estaban reservados para la aristocracia. En 1777, un físico alemán, Georges Lichtenberg, tocó un electrodo de metal vivo cubierto de vidrio con el dedo mientras experimentaba con su máquina eléctrica. De repente, una explosión de chispas voló alrededor. Era como magia, aunque un poco aterradora. Lichtenberg retiró el dedo y repitió el experimento. El dedo en el electrodo brillaba con una luz azul brillante y chispas ramificadas se dispersaron a su alrededor.

 

 

Lichtenberg, como científico universitario, estudió en detalle el comportamiento de esta fluorescencia, aunque sustituyó el dedo por un cable. El efecto fue el mismo, lo que más tarde sugirió la idea de que existe algo de energía en la materia. Los artículos de Lichtenberg, magistralmente escritos en alemán, siempre se citan en libros sobre la técnica GDV. La investigación adicional ha demostrado que la fluorescencia eléctrica no se encuentra tan raramente en la naturaleza

En el siglo XIX, se desarrollaron los enigmas de la electricidad y Nicola Tesla siguió siendo uno de los mejores investigadores. Fue él quien inventó el generador de corriente alterna, que es la base de la electricidad doméstica en la actualidad. Sin embargo, si no fuera por él, alguien más podría haberlo hecho. Las invenciones cobran vida cuando surge una necesidad social para ellas. Entonces, diferentes personas, simultáneamente e independientemente, comienzan a tener las mismas ideas. Después de obtener pocos ingresos de sus patentes, Nicola Tesla comenzó sus misteriosos experimentos con la transferencia inalámbrica de energía. Murió en la miseria, no completó su investigación. Muchos entusiastas trataron de continuar sus ideas, pero no tuvieron éxito. Nos acostumbramos fácilmente al progreso técnico, cosechamos sus frutos con placer, pero ¿es este el único camino posible para el desarrollo? En el apogeo de su carrera, Tesla disfrutó dando conferencias e impresionando al público, con una experiencia particular. Con la luz apagada en la habitación, Tesla encendió un generador de su propio diseño, parado en la plataforma del electrodo, y su cuerpo envuelto en el resplandor. Su cabello se erizó, mientras los rayos de luz emitían de su cuerpo e iluminaban la habitación. El experimento fue muy efectivo, muy pocos lograron repetirlo: de hecho, su brillo era mucho menos o completamente ausente.
Es posible replicar los experimentos de Tesla y hacer brillar el cuerpo humano?

Sí lo es. Pero es necesario? Para tal experiencia se requiere un equipo potente, que no es seguro si no se maneja adecuadamente. Además, cuanto más fuerte es el brillo eléctrico, más ozono se genera en el aire y una alta concentración de ozono está lejos de ser saludable. Entonces, dónde está la similitud en los experimentos de Lichtenberg y Tesla? En todos estos casos, la descarga de gas aparece cerca de la barra de tierra. Se forma una alta intensidad de campo en su extremo cuando se coloca en un campo eléctrico. Los electrones, que todavía existen en el aire o son emitidos por los cuerpos, comienzan a acelerar en este campo y, después de detectar la velocidad necesaria, ionizan las moléculas de aire. Estos, a su vez, emiten fotones, principalmente en las regiones espectrales azul y ultravioleta. De aquí proviene la emisión de luz. Además, desde el punto de vista físico, un clavo, un árbol, un dedo humano y una persona pueden ser la « antena ». Todo depende de la escala.

Los generadores utilizados en bioelectrografía son de baja intensidad. Utilizan voltajes de alta frecuencia y pulsos cortos. Por lo tanto, según las leyes de la fisiología, esta corriente no puede ingresar al cuerpo porque se desliza sobre la superficie de la piel.

Una contribución importante al estudio de estas fotografías fue realizada por un talentoso bielorruso, Jacob Narkevich-Yodko, a fines del siglo XIX. Era un propietario independiente y pasaba la mayor parte de su tiempo en su propiedad sobre el río Neman. Fue allí donde experimentó activamente con la electricidad, aplicándola en agricultura y medicina. Se puede establecer un paralelismo directo con la medicina moderna a partir de sus experiencias, en la estimulación de plantas con corriente eléctrica, en electroterapia y magnetismo. A fines del siglo XIX, cuando los principios de la electricidad solo estaban emergiendo y la principal fuente de luz era una lámpara de queroseno, los científicos e industriales buscaron aplicar electricidad a diferentes áreas de la vida. Fue por esta época cuando J. Narkevich-Yodko desarrolló su propia técnica para hacer electrofotografías. Hizo más de 1,500 fotografías de dedos de diferentes personas, hojas de plantas o semillas.

En la década de 1890, esta investigación futurista, llamó la atención de la comunidad científica. Los resultados de Narkevich-Yodko causaron tal impresión que en 1893 se organizó una conferencia sobre electrografía y electrofisiología en su nombre en la Universidad de San Petersburgo. El mismo año, Narkevich-Yodko visitó los polos científicos de Europa: Berlín, Viena, París, Praga, Florencia, y dio conferencias allí. Sus experiencias con la electrografía fueron reconocidas como importantes y experimentarían un mayor desarrollo en Europa.

padre-roberto-landell-de-moura

Tras este reconocimiento, J. Narkevich-Yodko asoció el trabajo científico con la acción social. Este último organizó un centro de salud en su finca y recibió pacientes de todas las clases con la ayuda de sus métodos más recientes. Sin embargo, cuando murió, sus contemporáneos no hicieron prosperar sus obras. ¡Tantos métodos, inventos o técnicas que desaparecieron con sus autores! Para que una idea sea reconocida públicamente y a gran escala, es necesario introducirla profundamente en la conciencia colectiva, para atraer a estudiantes, científicos y colegas investigadores. Crear emulación científica es un proceso largo y costoso. Es esencial publicar artículos, libros, escritos por diferentes autores y, con razón, en diferentes países. Varios investigadores necesitan probar independientemente una nueva idea y asegurarse de que funcione. Tal incumplimiento de « una barrera potencial » generalmente lleva más de diez años. Si el autor tiene suficiente persistencia, energía y optimismo para encontrar su propio camino, la idea comienza a vivir por sí misma y, a veces, el interés en la idea despierta interés en el autor. Si no es demasiado malo. A menudo escuchamos « Nadie es un profeta en su tierra », especialmente cuando ese « profeta » piensa de manera no estandarizada y no razona en el patrón habitual.

nikolas-tesla

 

500 a.C – Los antiguos griegos utilizaban bolas de ámbar que frotaban para producir chispas. Es el efecto triboeléctrico.


1541-1603 – Electroscopio, de William Gilbert.


1602-1686 – Máquina electrostática, de Otto Querricke &Hauksbee.


1661-1713 – Resultados en la reproducción de fenómenos eléctricos en laboratorio.


1622 – La declinación magnética varía con el tiempo, Edmund Gunter.


1671 – Se estudia el órgano eléctrico de la raya torpedo, Francesco Redi.


1672 – Los tejidos vivos reaccionan al medioambiente, Francis Glisson.


1702 – El aire a baja presión brilla durante una descarga eléctrica, Hauksbee.


1704 – Electrones, partículas, ondas. I. Newton.


1729 – Fotometría, Pierre Bouger.


1729 – Corriente eléctrica, Stephen Gray.


1731 – Todo se puede cargar con electricidad estática su está aislado por materiales no conductores, Stephen Gray.


1746 – La botella de Leyden, antepasado del condensador, permite almacenar cargas de electricidad estática. Fue construida por primera vez en 1745 por Ewald von Kleist.


1747 – Un elemento conductor afilado extrae una carga eléctrica de un cuerpo cargado. Benjamin Franklin.


1747 – Primeros electrómetros, abad Juan Antonio Nollet (Paris).


1756 – La electricidad, el origen de la luz y la teoría de las ondas, Mijaíl Valilievich Lomosonov.


1766 – Todos los nervios discurren por un camino a través de la columna vertebral hasta el cerebro y estimulan los músculos. A. von Haller.


1766 – Electrómetro mejorado, Horace Benedict de Sassure (Suiza).


1768 – Primera carta de Inclinación magnética, Joahan Cari Wilke.


1771 – Conducción de la electricidad por los tejidos, Luigi Galvani.


1775 – Primeros condensadores eléctricos, Alessandro Volta.


1777 – Imágenes electrográficas, G.C. Lichtenberg.

Casi al mismo tiempo, en el otro lado del globo en Brasil, un monje católico, el Padre Landell de Morua, realizó experimentos muy similares. La vida de un monje dejaba mucho tiempo libre, después de leer oraciones y realizar rituales. El Padre de Morua inventó otra técnica para fotografiar este resplandor eléctrico, y comenzó a dar conferencias, escribir a políticos y llamar la atención sobre su creación. El invento del Padre de Morua atrajo mucha atención, felicitaciones, banquetes, pero no se extendió mucho. Luego, el pequeño sacerdote inventó la radio (casi simultáneamente con Popov y Markoni), pero nuevamente, no logró atraer grandes multitudes.

A principios del siglo XX, nadie recordaba este brillo misterioso. Tuvimos otros problemas: guerras, revoluciones, avances en física, el descubrimiento de antibióticos y rayos X: todos estaban seguros de que ésta era la victoria absoluta sobre la condición humana. En 1939, dos checos S. Pratt y J. Schlemmer publicaron fotografías que mostraban un curioso resplandor alrededor de las hojas. La bioelectrografía se redescubre. En el mismo año, el ingeniero eléctrico ruso Semyon Kirlian y su esposa Valentina desarrollaron su propia técnica después de observar a un paciente que recibía tratamiento médico de un generador eléctrico de alta frecuencia, siendo la electroterapia popular en ese momento. Se dieron cuenta de que cuando los electrodos se acercaban a la piel del paciente, se podía observar un brillo similar al que se ve en un tubo de neón.

kirlian-bioelectrographie

La fotografía de Kirlian consistía en colocar una película fotográfica en una placa conductora y unir otro conductor a la mano del sujeto, a una hoja otro elemento. Con una descarga corta de una fuente de energía de alta tensión y alta frecuencia, la imagen resultante mostró una silueta del objeto, rodeada por un aura de luz. Los Kirlian publicaron por primera vez los resultados de sus experimentos en 1958 y, en 1961, informaron que las características de las « auras » de la punta de los dedos no solo variaban en diferentes personas, sino que también se veían afectadas por su estado emocional. Si un sujeto se sentía ansioso o, por el contrario, estaba en un estado de relajación profunda, hubo un cambio correspondiente en el tamaño y la intensidad del brillo.

Su trabajo era prácticamente desconocido en Occidente hasta 1970, cuando dos estadounidenses, Lynn Schroeder y Sheila Ostrander, publicaron su libro titulado « Descubrimientos psíquicos detrás del telón de acero ». Una de las investigaciones más profundas se realizó en el Centro de Ciencias de la Salud de la UCLA, donde Moss y Johnson tomaron más de 10,000 fotografías Kirlian « modificadas », incluidas las yemas de los dedos de más de 500 personas y más de 1000 hojas.

Informaron que muchos factores afectaron los campos de energía humana, como la ingestión de alcohol, el ejercicio de yoga y la hipnosis. Confirmaron que los cambios fueron más pronunciados cuando experimentaron diferentes emociones, y que a menudo diferían cuando el investigador y el sujeto eran de diferente sexo, en oposición a las experiencias del mismo sexo. En estudios que involucraron a cuatro « curanderos », es probable que sus imágenes sean mucho más grandes y brillantes antes de la sesión de curación que durante o después del procedimiento. En contraste, las « coronas » de sus pacientes han aumentado considerablemente desde su estado inicial, lo que sugiere una transferencia de energía real del sanador. También se observaron diferencias muy marcadas en la corona antes y después del tratamiento de acupuntura. El brillo y la claridad de la corona fueron particularmente evidentes cuando las agujas se insertaron en puntos de acupuntura que se sabe que están relacionados con los problemas particulares del paciente. Con base en amplios estudios, los investigadores concluyeron que estos cambios no podrían explicarse por alteraciones en la resistencia de la piel o cambios en la temperatura debido al flujo sanguíneo vascular periférico.

En el siglo XX, muchos investigadores se sintieron atraídos por la fotografía Kirlian, se publicaron cientos de libros y artículos, pero la aceptación científica de la fotografía Kirlian siguió siendo bastante limitada ya que la calidad del equipo utilizado por los primeros investigadores variaba importantemente. Las cosas mejoraron cuando un grupo multidisciplinario dirigido por William Eidson, profesor de física en la Universidad de Drexel en Filadelfia, mostró que era posible obtener imágenes de los parámetros eléctricos de una muestra en tiempo real, permitiendo para mapear los campos de energía humana y sus rápidos cambios. Este proyecto de seis años y su investigación relacionada se resumieron en un artículo publicado en 1976 en la prestigiosa revista Science. La Unión Internacional de Bioelectrografía Médica y Aplicada (IUMAB) se estableció en 1987 para estandarizar equipos, métodos de investigación y adquisición de datos.

Investigadores como el naturópata y acupunturista alemán Peter Mandel y Newton Milhomens en Brasil han desarrollado sus propias formas de interpretar la fotografía Kirlian de dedos de manos y pies humanos. Peter Mandel fue uno de los primeros en energizar ciertos puntos de acupuntura mediante el uso de luces de diferentes colores para lograr la respuesta deseada. Todas estas modalidades, junto con la estimulación con acupuntura láser no invasiva, se han utilizado y han tenido un éxito, a veces relativo, en miles de pacientes a lo largo de los años. La tecnología GDV (Visualización de descarga de gas) fue desarrollada en Rusia en 1995 por el equipo del profesor Konstantin Korotkov. El dispositivo GDV es un sistema computarizado de última generación que reemplazó a la fotografía tradicional Kirlian.

Primero, GDV permite la visualización y el análisis en tiempo real de los cambios de energía, ya que los datos se cuantifican y analizan mediante software. Los resultados se obtienen tan rápidamente que el GDV permite el análisis « express » no solo para el diagnóstico, sino también para detectar anomalías que requieren mayor investigación. Más importante aún, dado que esta tecnología y los protocolos utilizados están estandarizados, los resultados obtenidos por diferentes investigadores se pueden comparar con la confiabilidad. Los resultados se interpretan en función de las conexiones energéticas de los dedos con diferentes órganos y sistemas, a través de meridianos utilizados en la acupuntura y la medicina tradicional china durante miles de años.

 

El dispositivo GDV se basa en estimular la emisión de fotones y electrones de un objeto, cuando el objeto se coloca en un campo electromagnético y se somete a breves impulsos eléctricos. Este proceso se llama « emisión de fotoelectrones » y ha sido cuidadosamente estudiado utilizando técnicas electrónicas avanzadas. Las partículas emitidas se aceleran en el campo electromagnético, generando « avalanchas » electrónicas en la superficie de la placa dieléctrica (vidrio) en un proceso llamado « descarga de gas deslizante ». La descarga provoca una explosión de excitación de moléculas en el gas circundante, el pulso estimula las emisiones « optoelectrónicas » que se amplifican en la descarga de gas. La luz producida por este proceso es grabada por una cámara sensible CCD (dispositivo de carga acoplada) que la convierte en una imagen de computadora colorida. Los datos obtenidos de los dedos de ambas manos se convierten en una imagen de campo de energía humana utilizando un software. Esta tecnología tiene implicaciones extraordinarias para todas las áreas de la salud, incluidas las terapias convencionales, complementarias o alternativas. Una revisión completa de estas aplicaciones variadas de GDV se puede encontrar en un libro reciente en coautoría con el Dr. E. Yakovleva de la Universidad de Medicina de Moscú.
La investigación sobre el dispositivo GDV está actualmente en curso en universidades e institutos de investigación de todo el mundo, en los campos de la medicina, medicina energética, entrenamiento deportivo, biofísica, parapsicología y otras disciplinas

GDV se ha utilizado en muchos proyectos de investigación importantes que han confirmado su utilidad, fiabilidad y valor. La tecnología GDV proporciona un método conveniente y no intrusivo para evaluar a pacientes con una amplia gama de síntomas, y también se puede usar para evaluar reacciones al tratamiento, meditación, terapia o cualquier otra intervención.